En una situación como la que vivimos provocada por el coronavirus, esta claro que lo más importante es preservar al máximo la integridad de las personas y no incurrir en riesgos innecesarios. De la misma forma, debemos intentar minimizar al máximo su impacto en la organización y, en la medida de lo posible, seguir operando como garantía de continuidad del negocio.  

Para aquellas empresas que están realizando un servicio esencial, seguro que no esta siendo nada fácil operar en las circunstancias actuales: plantillas mermadas por personal afectado directa o indirectamente por el COVID, falta de suministro de materias primas, problemas logísticos, la necesidad de enviar a todo el personal posible a trabajar en remoto a casa dejando las plantillas de fábrica con los operadores de línea y poco más.

Estamos convencidos que la situación que vivimos la vamos a superar y que en breve retomaremos un poco la normalidad, pero parece que es una situación que, por desgracia, ha venido para quedarse y que estos episodios van a repetirse en el futuro. De ser así, va a ser muy relevante el trabajo en remoto y poder realizar mas operaciones, cada vez mas complejas, fuera del centro de trabajo. Ahora, más que nunca, debemos acelerar la digitalización de las operaciones PHARMA 4.0.

 Empresas que son extensivas en operaciones asociadas a la guía de fabricación en papel (MBR): creación de la documentación, aprobación, impresión, transferencia de la documentación a planta, ejecución y llenado de la Guía, revisión de la guía, gestión de las desviaciones, aprobación final…. van a tener que dar el salto definitivo a la Guía de Fabricación electrónica (EBR). Sin comentar las posibles contaminaciones que se puedan generar de todas estas operaciones.

 No hay otra, es necesario implementar definitivamente la Guía de fabricación Electrónica. En primer lugar, para obtener los beneficios que siempre se han obtenido de su implantación, pero también para poder realizar todas estas operaciones de forma remota asegurando la máxima integridad para las personas y la empresa. Todo lo que ahora estamos haciendo en papel lo podemos hacer de forma electrónica en remoto y en tiempo real. En casa o en la otra punta del mundo. Desde un ordenador, tablet o el móvil de una forma segura. Podemos gestionar las desviaciones en tiempo real, aprobar documentos electrónicos, monitorizar los EBR al momento, liberar lotes… la digitalización GxP no tiene limites.

 

 

Estamos a su disposición para ayudarle en la digitalización de las operaciones de fábrica. Aquí puede ponerse en contacto con nosotros

 

 

14 + 10 =

Nota: Rellena la operación matemática para poder realizar el envio.